Tipos de motores para vehículos

Tipos de motores para vehículos

Los motores han sido uno de los inventos más revolucionarios que se han creado. Tienen tantas aplicaciones que, hoy en día, casi cualquier aparato funciona con un motor. En base esto, la investigación y los diferentes campos han contribuido de manera directa e indirecta en el descubrimiento y desarrollo de diferentes tipos de motores.

Se encuentran en todas partes, en diferentes formas y modelos. El campo de los motores es amplio, pero debes saber que, entre los tipos de motores existentes, todos operan con el mismo principio. Manteniendo la esencia de los primeros motores creados a base de vapor. Si bien no eran los motores más eficientes, tuvieron un gran impacto en la vida cotidiana e industrial.

Conoce al motor

El término lo habrás escuchado millones de veces, pero ¿Qué es un motor? Te lo pondré en palabras simples, los motores son máquinas capaces de transformar diferentes tipos de energía a energía mecánica. Por mucho que estos hayan avanzado en el tiempo, se puede decir que todos cumplen con el mismo funcionamiento básico.

Su principio de funcionamiento consiste en el movimiento de un rotor gracias a la energía que mueve al motor (Electricidad, vapor, combustible, etc.). La respuesta generada por el motor se conoce como energía mecánica. Esta energía es la base para mover elementos, en el caso de un automóvil, el motor crea la fuerza que produce el movimiento del vehículo.

Tipos de motores más comunes

tipos de motores que significa

Entre la gran variedad de tipos de motores que existen, sin duda podemos nombrar los más usados debido a aplicación y consumo de energía. Estos son térmicos y eléctricos. 

Motores térmicos

Hablando de los motores térmicos, se pueden clasificar en 2 tipos de motores, los tipos de motores de combustión interna y combustión externa. Por térmica entendemos calor, en pocas palabras, cumpliendo el principio básico ya mencionado, estos motores transforman la energía térmica en energía mecánica.

La energía térmica es conseguida gracias a la combustión que ocurre por el combustible del motor, transformando una energía química en energía térmica. Normalmente el tipo de combustible usado en estos motores son derivados de los hidrocarburos y gases naturales.

Los tipos de motores de combustión externa, son muy similares a los ya mencionado de combustión interna. Como su propio nombre lo dice, estos realizan el proceso de combustión fuera del motor, cumpliendo el principio de operación básica de generar energía mecánica. Suele usar vapor o gases para su funcionamiento. Estos, suelen ser los tipos de motores a vapor más utilizados.

Motores eléctricos

Sin duda alguna, los tipos de motores eléctricos serán los más conocidos por la mayoría. Ya sea que sepas su funcionamiento o solo has escuchado hablar de ellos. La idea de un motor operado por electricidad se ha vuelto la opción más común de implementar.

Su uso en muchos de los electrodomésticos y vehículos que conocemos hoy en día le ha dado la fama que poseen. El avance que se ha producido en estos motores en particulares ha sido revolucionario. Llevándolos a incluir en la lista de tipos de motores de coches. Los motores eléctricos se han hecho su propio espacio dentro de maquinarias que mueven tu vehículo.

Hablando concretamente sobre ellos, existen principalmente dos tipos que, como ya te he mencionado antes, cumplen el mismo principio, más tienen diferentes aplicaciones.

Motores de corriente continua: Este tipo de motor funciona con la aplicación de un campo magnético que, a su vez, es alimentado con energía eléctrica. Este motor cuenta con un conjunto de bobinas que genera un campo magnético que impulsa el movimiento del rotor. Esto convierte la energía eléctrica en energía mecánica

Motores de corriente alterna: La corriente alterna es la fuente de alimentación de estas maquinarias. Dada a su naturaleza, los motores de corriente alterna tienen similitudes con los de corriente continua. Pero se debe destacar que, estos en particular operan con energía eléctrica de alta tensión. Haciéndolos los candidatos perfectos en tareas que requieren mucha energía mecánica. 

Si bien estos dos tipos de motores pueden parecer iguales, lo cierto es que tienen aplicaciones específicas. Los motores de corriente continua son ideales para cuando se requiere un control preciso de las revoluciones del equipo. Mientras que los motores de corriente continua son indicados para trabajos que requieran un suministro de grandes potencias durante periodos largos.